Es necesario hacer memoria sobre el clero político de la Iglesia Católica

Publicado en por ente.over-blog.com

OPINIÓN | Rafael Catzín

En tiempos de las bárbaras legiones,
de lo alto de las cruces colgaban a los ladrones….
Hoy, en pleno siglo del progreso y de las luces
del pecho de los ladrones
cuelgan cruces.
[Anónimo]

Hay que parar al clero político de la Iglesia Católica y de toda aquella que se inmiscuya en asuntos que solo le competen a los ciudadanos mexicanos. ¿Cómo?, ahí es donde la puerca tuerce el rabo.

La iglesia Católica ha sido la traidora del pueblo mexicano, aplaudió y apoyó la invasión de Francia en nuestro país, combatió a Juárez y sus pensamientos. De ellos nace también el partido conservador que lucharía por los privilegios eclesiásticos,

Los mexicanos ya no tenemos memoria histórica para hacerle frente a ciertas situaciones, y no es por desidia sino por la mala calidad de la enseñanza en México y la distorsión y deformación de nuestra real historia; los jóvenes del 2000 ignoran por completo parte de ésta, la lucha histórica que ha tenido que realizar el pueblo mexicano para obtener lo que hoy gozan ellos.

Después de la salida de la presidencia de Lázaro Cárdenas han venido desprendiendo y enterrando ciertos aspectos de nuestra historia que nos han hecho sentir más orgullos de ser mexicanos. ¿A quién beneficia esto? En primer lugar, al Gobierno; en segundo, a la derecha (PAN) y en tercero, al clero político de la Iglesia Católica.

Ya no tenemos entre nosotros, ni en el Gobierno, ni en el Poder Legislativo un Comonford, un Lerdo de Tejada o un Benito Juárez ( eso pedir muchísimo), pero el pueblo mexicano está convencido que se puede hacer algo, pero allí ya viene una nueva esperanza desarrollándose.

La decisión si se legaliza el matrimonio entre dos personas y la adopción, solo le compete a los ciudadanos mexicanos; nosotros tenemos la última

palabra. Eso de estar manipulando desde el púlpito y fuera del él, es un acto ilegítimo, es ya su costumbre, pero desgraciadamente no hemos tenido un Presidente con los pantalones de Benito Juárez, ni con la valentía para parar el peligro del clero político; hoy tratan de confrontar a mexicanos contra mexicanos, como ya lo han hecho tiempo atrás.

Carlos Salinas de Gortari necesitaba legitimar su arribo a los pinos y pactó con todos los reaccionarios del país, incluyendo al clero político; en aquellos tiempos, recordemos, aún existía la separación del Estado con la Iglesia impuesta por la Reforma, época donde también se estableció la educación laica acabando con lo colegios confecionale, se le les prohibió (a la Iglesia) entrometerse en asuntos políticos, se les prohibía (a los clérigos) hacer actos públicos fuera de sus templos y sus propiedades pertenecían al estado mexicano.

Pero el hijuepu….( es que da coraje) reforó el Artículo 130, 3, 24 y 27 de nuestra Constitución devolviendo los privilegios a la Iglesia. Despertó al Dragón Infernalque solía pasarse como dormido, les dio nuevo aliento y les ofreció parte de los privilegios y poder que exigían.

La iglesia Católica ha sido la traidora del pueblo mexicano, aplaudió y apoyó la invasión de Francia en nuestro país, combatió a Juárez y sus pensamientos. De ellos nace también el partido conservador que lucharía por los privilegios eclesiásticos (hoy la derecha PAN sea moderado, pero siempre hay que tener cuidado) más si están los del Yunque tras ellos.

Es larga la lista de traiciones cometidas por la Iglesia Católica que en este espacio se me haría imposible comentar enumerar, y una de la que no debemos olvidar es que el Vaticano y la iglesia católica mexicana combatieron los principios de nuestra Constitución ( porque para ellos era muy liberal y afectaba sus intereses); la llamaron un mamotreto.

Amenazó a la Legislatura que estaba por nacer y por supuesto la Constitución que de ahí saliera; de inmediato apareció la represión del Papa Pio IX quien lanzó una excomunión para todos aquellos que la respetaran, llamó un mamotreto y llamaron a los mexicanos no obedecerla, desconocerla y luchar contra ella.

Ahora desde el Vaticano el Papa Francisco ataca a los mexicanos que tiene preferencias sexuales diferentes y bendice las manifestaciones homofóbicas. En México el Arzobispo Primado de México lanzó insultos desde el púlpito a los homosexuales llamándolos dementes.y desequilibrados de la mente. Entonces ¿en la Iglesia Católica hay mucho demente?

La Iglesia sigue empecinada en rechazar “la familia homoparental”, impulsa junto con la derecha tergiversando el asunto y dividiendo al pueblo de México. En mi opinión ambas partes tiene cabida en esta sociedad.

En el tema del matrimonio entre dos personas del mismo sexo y el tema de la adopción, es asunto solo de los ciudadanos mexicanos, nosotros decidiremos y tendremos la última decisión; no dejemos que nos manipulen y menos que nos enfrente. Su opinión la pueden dar desde su púlpito.

Comentar este post